top of page
  • Foto del escritorPilar Golf

Longobardi, su pasión y socio de Pilar Golf

El reconocido periodista fue entrevistado por La Nación, en una nota imperdible donde narra su experiencia y cómo Pilar Golf fue crucial.


Fuente: Texto de Gastón Saiz

25 de agosto de 2023




"Mientras las palabras fluyen en el micrófono, una escena golfística puede invadir su pensamiento en un rapto. El aire de Esta Mañana, el programa que conduce en Radio Rivadavia AM 630, se entremezcla muchas veces con su fanatismo por un deporte que lo atrapa desde hace tres décadas. Quizás, Marcelo Longobardi sea primero golfista y después periodista, tal lo que le dicta su corazón apasionado. Es la faceta deportiva de un hombre exitoso en los medios; la otra vida de un formador de opinión que a través del golf conoció a múltiples personalidades y jugó en reconocidas canchas con su espíritu amateur."

...

¿Qué te genera este deporte?

El golf es un deporte compulsivo, diría adictivo. Me encuentro muchas veces en actividades profesionales o en mi vida, concentrado en un reportaje en la radio, haciendo un programa de televisión o escribiendo en mi casa y, de repente, involuntariamente, me vienen golpes de golf a la cabeza. ¡Y no lo puedo evitar! En tal hoyo, cuando pegué de tal lado, tal día jugando contra mi hijo y me aparece un tiro. Y no puedo parar, ¿entendés? Creo que eso le debe pasar a todo el mundo que juega. Así que tengo una compulsión diaria. Lamentablemente no puedo jugar todos los días, apenas los fines de semana, pero tengo esas imágenes que se me presentan en la mente todo el tiempo y cuando ocurre lo festejo mucho.

...

¿Sos de enojarte en la cancha?

Soy exigente pero no calentón, al contrario: soy muy tranquilo y trato de respirar y concentrarme en el juego. Para mí, entrar en una cancha de golf es un viaje. Mucha gente que juega al golf -sobre todo los que tienen oportunidad como yo, gracias a Dios, de poder jugar en todo el mundo- no sabe mirar. La gente no mira las canchas. Las canchas de golf hechas por diseñadores importantes son obras maestras de la arquitectura y la gente no las disfruta. Yo disfruto mucho de estar dentro de una cancha de golf. Y tengo mis arquitectos favoritos y mis canchas favoritas en la Argentina y en el mundo. Y mirándolas profundamente, uno puede aprender a jugarlas, a desafiarlas. O no.

...

¿Qué clase de golfista sos?

Lo mejor es que aprendí a mirar, insisto con ese punto. El problema de los golfistas de mi edad, llenos de dificultades para jugar, es que no valoran la relación entre cómo están pegando ese día y el obstáculo que deben enfrentar. Ves gente tirar ocho pelotas a la misma laguna o seis al mismo búnker. Hay días en que uno gira el cuerpo como si no tuviera peso, y otros en los que te duelen las articulaciones, la espalda, todo. Entonces, yo aprendí esa ecuación entre lo que puedo hacer ese día y lo que estoy viendo; trato de entender lo que está pasando. Sucede que la gente confía en que el tiro le va a salir... ¡Y el tiro no te sale! O sea: no todos los días pasás 200 pelotas por arriba del agua.

...

¿De qué clubes sos socio?

Soy miembro del Buenos Aires Golf Club, mientras que mis hijos son los integrantes del equipo de Interclubes. También soy socio honorario de Pilar Golf Club gracias a la familia Vara. Empecé a jugar en esa cancha y en aquel momento, yo no tenía plata para pagar la membresía. Piero Vara, que era el dueño de Colchones Piero, me dijo: “Quiero que seas socio igual”. ..

...

¿Y en el exterior?

Con mis hijos somos miembros del legendario Royal Dornoch, que es una cancha que tiene 420 años y se ubica en el norte de Escocia, en un pueblito muy chiquitito que se llama Dornoch, muy austero y clásico del interior de ese país. Es un lugar especial, mágico, donde no se organiza un Open Británico porque presumo que no hay suficiente espacio. Y al mismo tiempo fuimos invitados a ser miembros de uno de los dos únicos clubes privados de Escocia, Carnegie Club. Es un lugar que está entre los fiordos, que entran del mar, con montañas violetas llenas de cardos. Es un paisaje escalofriante. El lugar se llama Skibo, que significa “leña” en gaélico.


Para seguir leyendo: NOTA COMPLETA

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page